¿Seguir entrenando en invierno? Es posible!

Después de unos maravillosos meses de calor y buen tiempo, ha llegado el frío. El buen clima se ha alargado durante gran parte del otoño, y en un abrir y cerrar de ojos, el frío, más propiamente invernal, se ha instalado en la Península. Entrenar en invierno (3) Con las bajas temperaturas seguro que a muchos se nos van las ganas de salir a entrenar, por eso en este artículo vamos a dar una serie de consejos y recomendaciones para que entrenar en bicicleta durante lo que queda de otoño e invierno sea una tarea agradable.

EL EQUIPAMIENTO: antes de subirnos a la bicicleta hemos de vestirnos, lo mejor será adecuar el vestuario a la temperatura y condiciones meteorológicas de cada zona en la que entrenemos. Con poca ropa de abrigo no conseguiremos entrar en calor, con exceso iremos todo el camino sudando con el consecuente resfriado. Entrenar en invierno (2)

Los pies, manos y cabeza son partes muy importantes que debemos proteger. El frío que entra por los pies y las manos se distribuye rápidamente por todo nuestro cuerpo. Los pies son más débiles que las manos ya que están prácticamente estáticos, moverlos de vez en cuando evitará tenerlos fríos. Entrenar en invierno (4) Primero de todo los calcetines y luego el calzado; ambos deberán ser adecuados, pudiendo utilizar cubrebotas o bien punteras, las punteras son un accesorio que evita que el frío entre por la parte frontal y evita en gran medida tener los pies fríos.Por otro lado las manos, unos buenos guantes y mantenerlas en movimiento.

Finalmente la cabeza. Al igual que el frío entra por los pies y manos, el calor se escapa principalmente por nuestra cabeza. Prendas especiales para proteger nuestra cabeza y orejas serán de gran utilidad.

Entrenar en invierno (9)

EL CALENTAMIENTO: los expertos siempre aconsejan y repiten hasta la saciedad que una breve sesión de estiramientos previa y posterior al entrenamiento evitará lesiones y ayudará a entrar en calor más rápido a nuestros músculos y articulaciones.

Como complemento podemos usar cremas o geles para calentar, repito como complemento, este tipo de cremas aceleran en gran medida el aumento de calor en nuestros músculos, lo que se traduce en menor probabilidad de lesiones y mejor rendimiento al comenzar. Entrenar en invierno (8)

EL INICIO: con el frío la probabilidad de lesionarnos es mucho más fácil, las articulaciones y los músculos tardan más en "ponerse en marcha", será ideal empezar de manera progresiva, comenzar relajados e ir incrementando el ritmo poco a poco.

Por otra parte y más técnicamente, iniciar el entrenamiento o salida de manera progresiva es mejor para nuestro cuerpo, ya que se evita un gasto innecesario de glucógeno propio de cuando se inicia una actividad física a nivel intenso.

Mientras nuestro cuerpo este frío sería interesante tapar boca y nariz, bragas o pañuelos de un buen material ayudarán a evitar catarros o dolores de garganta, sobretodo hasta que nuestro cuerpo entre en calor. Entrenar en invierno (7)

EN MARCHA: mientras entrenamos nuestro cuerpo consume agua y energía. Entrenar en invierno (6) Pensar que en invierno nuestro cuerpo necesita menos hidratación es un gran error, bastante común entre muchos ciclistas. En verano hace más calor y nuestro cuerpo pierde más agua, no obstante el esfuerzo de entrar en calor y soportar el frío lleva un gran gasto energético, así que recordad avituallarnos con la misma frecuencia que en verano. Entrenar en invierno (5) Otro factor que hay que tener en cuenta mientras estamos sobre la bicicleta es el viento, además de ser molesto, es capaz de enfriar nuestro cuerpo en apenas unos minutos, sobretodo en bajadas prolongadas. Prendas cortavientos, cremallera abrochada y cuello tapado serán necesarios para evitar enfriarnos. Entrenar en invierno

AL TERMINAR: si hemos entrenado durante un día húmedo o lluvioso, nada más llegar será conveniente cambiarnos de ropa y realizar los pertinentes estiramientos; o bien ir directamente a la ducha y realizar los estiramientos luego.

Los estiramientos siempre se realizarán con los músculos calientes, es decir, no dejemos pasar mucho tiempo. Una vez finalizado todo, no estará de más alimentarnos y reponer nuestras fuerzas.

Algunas de las fotos se han obtenido de Cyclingtips y parte de los consejos de Diariosdebicicleta

¿Seguir entrenando en invierno? Es posible!
Share this