Pedales automáticos MTB: ¿Qué tipos existen? Ventajas y desventajas

Cuando nos iniciamos en el mundo de la Mountain Bike una de las primeras cosas que optamos por poner son los pedales automáticos. Para muchos al principio puede parecer una auténtico reto, pero en conclusión obtendremos una mejor eficiencia y seguridad en el pedaleo.

Que tipos de pedales existen en el mercado? los pedales más comunes son los de tipo muelle, pletina o elastómeros; pedales de este tipo son los Shimano, Exustar y Ritchey. Son los más comunes por el simple hecho de que su relación calidad-precio es la mejor, a partir de 20 euros podemos adquirir ya unos.

Ventajas de este tipo de pedales es que se pueden ajustar en dureza, y son bastante prácticos y fáciles de usar. Las desventajas son que en condiciones de mucho barro no suelen anclar demasiado bien y que no son recomendables para personas con rodillas delicadas.

Otro tipo de pedales son los Time o Look, estos pedales están formados por dos grandes muelles de recuperación automática. Suelen ser los más usados en el mundo de la competición y por los profesionales del Mountain Bike; por el simple hecho de que son más suaves y trabajan con mucha más claridad en condiciones de barro.

No obstante no son tan duraderos y son bastante más caros que los pedales tipo Shimano o Exustar. Tampoco tienen la opción de ajustarse en dureza, pero en cambio son más recomendables para personas con problemas de rodillas por la suavidad y facilidad de anclaje.

También existen los pedales Crank Brothers, de características semejantes a los Time o Look, pero con una apariencia y funcionamiento algo distinto. Son también algo más caros y tampoco se pueden ajustar. Pero en cambio son mucho más ligeros, suaves y en barro funcionan de manera excelente.

Pedales automáticos MTB: ¿Qué tipos existen? Ventajas y desventajas
Share this