Amor y ciclismo, ¿todo química?

Todos sabemos que estar enamorado es algo muy bonito, en ocasiones también doloroso, pero lo que no sabemos es que la felicidad de estar enamorado repercute en nuestra salud a la hora de practicar deporte, y repercute de manera beneficiosa.

Para todos los deportistas y en concreto a los ciclistas además de provocarles una sensación de felicidad permanente, produce ciertos cambios fisiológicos que benefician a nuestro cuerpo, estos cambios son los siguientes:

Nuestro cuerpo produce más cantidad de feniletilamina, una sustancia que provoca cambios físicos y en nuestro estado de ánimo, como por ejemplo sonreír más fácilmente y mostrarnos mas atentos y amables, es decir estaremos anímicamente más excitados.

Nuestro cuerpo produce norepinefrina, otra sustancia que mejora nuestro sistema cardiovascular, disminuyendo el estrés, aumentando el flujo sanguíneo en nuestros músculos y proporcionando una mayor oxigenación a nuestro cerebro. Todo esto hace que nuestro cuerpo envejezca más lentamente, es decir ser más jóvenes biológicamente.

Otra sustancia que libera nuestro cuerpo cuando estamos enamorados es la melatonina. Dicha sustancia mejora nuestra autoestima, proporcionándonos una sensación de vitalidad infinita, mejorando nuestro rendimiento sobre la bicicleta, nuestro ánimo y nuestra fuerza de voluntad. Además de mejorar nuestro sistema inmunológico y actuar como antioxidante en nuestro cuerpo.

Y finalmente, como sabéis, el amor provoca una cantidad de estrógenos más elevada y otras hormonas, que contribuyen a que nuestra piel, cabello y uñas, entre otros; estén más sanos. Estudios demuestran que estos efectos no son síntomas iniciales de enamoramiento, sino que también se dan en parejas estables con relaciones largas.

![](/content/images/2012/03/amor-ciclismo.jpg "Swiss top cyclist and Olympic gold medallist Cancellara kisses his wife Stefanie before receiving the "Athlete of the Year Award" during the Swiss Sports Awards gala in Basel")

En definitiva si estamos enamorados, tendremos más ganas de salir en bicicleta, más ganas de entrenar y esto se traducirá en un mejor rendimiento, para ganar a todos nuestros amigos ciclistas solteros. Pero recordad, que al igual que mimamos nuestra bicicleta, también debemos hacerlo con nuestra pareja, para así encontrar un buen equilibrio emocional.

Amor y ciclismo, ¿todo química?
Share this