6 Consejos para entrenar con viento

Rodar con viento cruzado es peligroso y rodar con viento de frente representa muchas veces un reto, como si de pedalear con las zapatas/pastillas de freno actuando se tratase. Si no se rueda con cuidado podemos consumir rápidamente nuestras reservas de energía. Portada Cualquiera con dos dedos de frente sabe que rodar con viento considerable kilómetro tras kilómetro puede resultar desalentador. Muchos no le dan el respeto que se le merece, afecta tanto a nuestra moral como a nuestras piernas. En este artículo vamos a dar una serie de consejos de como hacer más amenos los entrenamientos con viento.

COMPARTIR LA CARGA DE TRABAJO

Relevos

Rodar en grupo, más concretamente a rueda de otro ciclista, puede ahorrar entre un 20 y un 40% de energía. Cuando más grande sea el grupo mayor será la ventaja y menores serán las cargas de trabajo ya que habrán más relevos, siempre que se realicen correctamente. La cuestión es mantenerse cerca del compañero de delante fijando como objetivo la parte posterior del sillín de nuestro compañero, aunque en muchas ocasiones se toma como referencia la rueda, despistándonos un poco de lo que ocurre al frente. Lo ideal será aproximar nuestra rueda a la del compañero a una distancia prudencial, todo depende de la confianza y experiencia que tengamos, podemos pedir consejos a los compañeros. Cuánto más pegados viajemos mayor será el rebufo. Evitar superponer ambas ruedas, porque cualquier maniobra podría provocar una caída. Pero claro, siempre no es posible viajar en solitario, así que mejor seguimos leyendo.

SUBE PIÑONES

Piñones

Rodar con el viento de frente es como subir una pendiente, pero sin buenas vistas, aunque el concepto que se aplica es el mismo. Sube entre uno y dos piñones  y mantén una cadencia constante y suave, con el paso de las horas se agradecerá. Subir piñones significa rodar más lento, pero no tomes como referencia la velocidad, ya que los factores externos son distintos. Fíjate en los datos proporcionados por un medidor de potencia, y más probablemente, del pulsómetro; se trata de mantener controlado nuestro esfuerzo.

ACOPLA TU POSICIÓN

Filippo Pozzato nella galleria del vento

Cada día son más los fabricantes que intentan mejorar a toda costa la aerodinámica de sus bicicletas de carretera. Sin embargo el ciclista supone aproximadamente el 80% de la superficie frontal que incide contra el rozamiento del viento. Bajar la posición y cerrar los codos, pero claro no podemos estar así durante toda la salida, al final terminaríamos por forzar la espalda y castigar nuestro cuello. Cogerse de la parte inferior del manillar durante unos minutos o una bajada es efectivo, pero resulta incómodo a a la larga. Siempre se hace hincapié en la postura sobre la bicicleta y con el viento es determinante, ajusta tu manillar según tus medidas y tus preferencia en una posición intermedia. Si lo llevas demasiado alto cargarás más tus brazos y será menos eficiente, por el contrario si lo llevas demasiado bajo forzarás más tus lumbares y terminarás por cogerte de la parte superior, con lo cual quedarás igual. Para complementar la posición no estaría de más utilizar prendas que vengan ceñidas a nuestro cuerpo. Podemos utilizar un chaleco cortavientos sobre el maillot largo para días con frío moderado, es un accesorio muy práctico.

PLANEA TUS SALIDAS

Pronostico

Revisa el pronóstico del tiempo y si está de tu lado elige el mejor día para salir. Si es imposible evitarlo planifica una ruta que tenga el viento de frente al comenzar y de cola al volver, mejor sufrir al principio y regresar como un tiro. Intentar evitar rutas con viento cruzado, sobretodo los días con muchas rachas ya que es más probable sufrir una caída y rodaremos más tensos. Si podemos cubrirnos con elementos de la naturaleza como montañas, desfiladeros, masas forestales mucho mejor. También es interesante que sepas que el viento suele ser más suave durante las primeras horas de la mañana y empieza a incrementar conforme nos acercamos a medio día y tarde. Por lo que salir por la tarde siempre es menos preferible.

ANÍMATE

Animate

Actitud positiva ante todo, es una de las mejores formas de vencer al viento. No lo mires como una excusa para no salir o reducir los entrenamientos, piensa en ello como una meta a vencer, como un desafío extra para mejorar el entrenamiento de resistencia. Podemos posponer una salida por el viento, pero en ciertas épocas del año puede soplar durante varias semanas. Entrenar de manera frecuente con viento mejorará nuestro rendimiento más adelante, cuando las condiciones mejoren.

A FALTA DE PAN, BUENO ES EL RODILLO

Rodillo

Si eres de los perezosos, le tienes especial manía al viento o fuera soplan tales rachas capaces de hacernos volar por los aires, podemos dedicar alguna sesión al rodillo estático o dinámico. También podemos aprovecharlo como día de descanso, planificando de distinta manera nuestra semana.

6 Consejos para entrenar con viento
Share this